viernes, 29 de abril de 2011

Pintura de camuflaje

Los Comepiedras somos bastante "manitas" y el geocaching también nos da la oportunidad de fomentar esta faceta. Iniciamos ahora una serie de artículos del tipo DIY ("do-it-yourself" o "hágalo usted mismo") con las cosillas que vamos probando. Esperamos que os gusten.

Estamos preparando nuevos cachés y pretendemos que alguno esté simplemente camuflado y no sepultado por piedras (que es lo habitual). En este post os describimos el procedimiento que hemos seguido para preparar el contenedor de un caché con pintura de camuflaje para exteriores en un entorno de bosque.

En este caso partimos de una combinación de tres colores en spray: un verde y dos tonos de marrón. El verde conviene que sea verde musgo o verde hierba. En cualquier caso no debe ser demasiado oscuro. Los marrones deberían ser en un tono tabaco (el mas oscuro) y el otro algún tono más claro de ocre. Esta es una combinación básica que suele funcionar en cualquier entorno de bosque, con ramas, hierba, hojas, musgo... aunque los tonos y colores se pueden adaptar al caso concreto.

El primer paso propiamente dicho es lijar el contenedor. Esto ayuda a que la pintura agarre mejor y a facilitar un aspecto mate al acabado. En este caso se trata de un contenedor de plástico rígido. No conviene usar pintura en contenedores que no sean rígidos, ya que se agrietaría fácilmente.

El siguiente paso es cubrir con un par de capas de pintura verde todo el contenedor. El objetivo es cubrir toda la superficie con una capa base pero sin que desaparezca del todo la textura rayada del paso anterior. No es algo crítico, pero si conveniente. La pintura en spray seca rápido, aunque es recomendable que esta primera capa se deje secar bien.

Por último usaremos los sprays de color marrón claro y oscuro lanzando pequeñas manchas y rayas "aleatoriamente" por el contenedor. Aquí entra la faceta "artística" del usuario. Recordad que a mayor distancia la mancha estará más difuminada, mientras que a corta distancia la mancha de color será más nítida.
El proceso es muy rápido, pero conviene esperar un minuto entre color y color. Nuestra recomendación: ir despacio y pintando poco a poco. Así es incluso posible corregir, lanzando manchas de cualquiera de los tres colores (si, incluido el verde) donde convenga.

Y aquí está el resultado. Lo que era un aburrido tupper de plástico, es ahora un contenedor camuflado listo para lanzarse a la aventura del geocaching!


Aún nos quedan algunas dudas por resolver y que iremos contando en este blog. Por ejemplo, ¿será realmente duradero este tratamiento durante la actividad geocachera habitual? Está claro que golpes y rayaduras afectarán al acabado y por eso estamos explorando algún tipo de tratamiento protector... Esto y más en el próximo episodio de esta serie!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario