jueves, 15 de noviembre de 2012

Enemigos de los cachés (3): El factor humano

Un caché "muggleado" 
Continuamos con la serie “Enemigos de los cachés”. Ya hemos presentado a la humedad y las temperaturas extremas, pero en orden de peligrosidad pondríamos en tercer lugar (de momento) al factor humano. No vamos a considerar de momento al propio geocacher que pone el caché, ya que eso es tema para otro comentario. Nos centraremos aquí solo en aquellos que por una razón u otra, encuentran una cajita.

Tenemos por supuesto al muggle, cuyo comportamiento al toparse con un caché y convertirse en “geocacher por accidente” es impredecible (desde curiosidad y respeto, hasta el más puro vandalismo).

Sin embargo, merece una mención especial el sorprendente caso del geocacher al que denominaremos “geocacher patoso”. Un personaje más frecuente de lo que debería. Estas son algunas de sus fechorías más características (no necesariamente por orden de frecuencia):

  • No volver a dejar el caché bien escondido.
    Esto es muy habitual en la variante “patoso con prisas” o “agárralo como puedas”. Busca el caché arrasando y una vez localizado, no para a fijarse en cómo estaba puesto y lo recoloca luego de cualquier forma, muchas veces dejándolo pobremente escondido. Los hemos llegado a encontrar incluso totalmente fuera, ¡a medio metro de su escondite! (¿como se puede olvidar volver a esconder el caché?)…
  • No cerrar bien el contenedor.
    De acuerdo: algunos contenedores no se cierran con facilidad o los objetos de su interior no dejan cerrar bien. Pero lo mínimo que se debe hacer es dedicarle un tiempo y procurar dejarlo cerrado para evitar que entren agua, bichos...
  • Intercambiar objetos inadecuados.
    A pesar de las reglas y del sentido común, seguimos encontrando en los cachés objetos que los ponen en peligro: desde los que no caben en el contenedor (ver punto anterior), hasta comida (sobre todo caramelos y chicles), frasquitos con colonia o líquidos variados que se terminan vertiendo, botes de crema...
  • Vocear y anunciar la presencia.
    Nos hemos cruzado con geocachers sin el mas mínimo reparo a la hora de buscar los cachés. Esto es especialmente grave en zonas urbanas. Por desgracia ese comportamiento obviamente “sospechoso” atrae a los muggles como buitres. Esta actitud, similar a la del “patoso con prisas” es algo así como: “¿para qué disimular? una vez que lo encuentre ¿qué importa si lo expolian después?".
  • No informar al propietario de posibles problemas.
    No es raro ir a buscar un cache deteriorado o perdido y que no ha sido mantenido simplemente porque nadie advirtió al propietario de su estado. ¿Tanto cuesta escribir una nota?

La lista podría seguir y seguir... Seguro que podéis añadir mas casos ¿verdad? (animaos a hacerlo en los comentarios, para eso están!)

Es evidente que ninguno estamos libres de culpa y tanto por inexperiencia como por pura torpeza alguna vez hemos podido ser un “geocacher patoso”. Lo importante, como siempre, es no persistir en el error y aprender a cuidar de los cachés que buscamos y de su entorno como si fueran propios.





3 comentarios:

  1. Ah, cuanta razón, casos todos que nos suenan demasiado por por su frecuencia. A mi me molesta particularmente el de no informar al propietario de su estado, y eso incluye lo de loguear los DNFs, cosa que pocos hacen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Recuerdo que al principio (cuando apenas llevabamos una decena de cachés) no logueamos algún DNF. Fue más adelante cuando comprendimos que marcar un DNF representa una ayuda para el propietario, que puede pasarse a echar un vistazo por si el caché ha desaparecido o bien modificar su dificultad o las pistas. También ayuda a futuros buscadores para decidir si vale la pena ir a buscar un caché.

      Eliminar
  2. Y luego están los que dejan pistas de la ubicación a los próximos buscadores (yo me he encontrado en alguno de mis caches palitos, piedras u otros objetos que delatan el escondite),o colocado a posta para que resulte más sencillo. Si el propietario le ha colocado para que resulte de cierta dificultad no tiene porque venir nadie detrás poniéndolo más fácil, creo yo vamos.

    ResponderEliminar