miércoles, 23 de octubre de 2013

Regreso a los orígenes

Hubo un tiempo en el que los teléfonos solo servían para hablar y solo unos pocos teníamos un receptor GPS. En aquellos tiempos no sabíamos siquiera que existía algo llamado geocaching y que algunos "locos" lo empezaban a practicar por estas tierras. Pero incluso aunque lo descubrimos más tarde, recordamos con cierta nostalgia nuestros primeros tiempos, donde como uno de aquellos pioneros lo definió: "el geocaching sabía más a campo".

Así que si el tiempo acompaña vamos a darle un pequeño palo a las estadísticas con un recorrido cuyo objetivo es solamente alcanzar un par de cumbres y disfrutar de un recorrido en el que si todo va bien, lograremos firmar un único y solitario caché. Este es el tipo de geocaching con el que empezamos y que no queremos dejar de practicar, para evitar caer en la obsesión por los números.


2 comentarios:

  1. Muchas veces decimos que todo evoluciona, pero no siempre hay que seguir las modas. Y esto vale para el geocaching como para muchas otras cosas.
    Muchos geocachers a veces no tenemos más remedio que ser urbanitas por las circunstancias, pero nos encantaría poder escaparnos a la naturaleza y disfrutar del paisaje y respirar aire puro. Yo disfruto más saltando de roca en roca que esquivando a los coches (como olvidar Bailanderos por poner un ejemplo).
    Gracias por llevarnos en vuestra mochila y a través de vuestro blog cuando realizais estas escapadas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Como se anda comentando por la página del blog en Facebook, todo es cuestión de gustos y de oportunidades. Por suerte, hay tantas formas de practicar geocaching como jugadores, y todas son respetables y cada una tiene su encanto y su momento.

      Eliminar